Compliance

COMPLIANCE CORPORATIVO: PLANES PREVENCIÓN PENAL

En la actualidad las empresas desarrollan sus actividades en un entorno normativo de enorme complejidad. Esta presión regulatoria es la lógica consecuencia de los escándalos societarios que hemos presenciado en los últimos tiempos, y del aumento de la conciencia social que reclama una mayor ética en el campo de los negocios. El impacto que tiene en las empresas el entorno normativo es tremendamente alto, y, consiguientemente, los riesgos corporativos se han convertido en una preocupación esencial para los directivos, ya que, de ahí, pueden derivarse para las empresas y para ellos mismos, graves consecuencias penales, económicas y reputacionales.

Los sistemas de cumplimiento normativo, plenamente asentados en sectores regulados y grandes empresas, se precisan ahora en el resto de las empresas sobre todo, a raíz de la introducción de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en el Código Penal (El 1 de julio de 2015 entró en vigor la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo por el que se modifica la Ley 19/1995 de 23 de noviembre del código Penal), ya que, con su implantación se evitará la comisión de delitos en el seno de cualquier organización.

Sin embargo, la implantación de un Compliance Program no sólo minimiza la responsabilidad penal de la empresa y de sus directivos, sino que, además, previene y reduce los riesgos corporativos vinculados a otros incumplimientos legales y de normativas internas; y, genera además una ventaja competitiva a la empresa que tendrá un valor añadido derivado de la mayor confianza, la maximización de las oportunidades de negocio y su mejor posicionamiento.

El Compliance Penal es, en efecto, la pieza clave de la función de Compliance Officer, pero esta función va más allá, y abarca cuestiones como el cumplimiento de la normativa de protección de datos, la prevención de blanqueo de capitales, el derecho de la competencia, mercado y consumidores, la sociedad de la información, etc. Desde un punto de vista organizativo y de riesgos, la función de Compliance puede tener competencias en materia de Buen Gobierno Corporativo, Gestión de Riesgos, Ética, Responsabilidad Social Corporativa, Transparencia, Códigos de Conducta y Estándares.

“El Corporate Compliance es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptadas por la empresa para la identificación, clasificación y evaluación de los riesgos legales y de negocio, y el establecimiento de sistemas internos de prevención y gestión, de información, de detección, y de minimización y control de los mismos.”

 

Un Corporate Compliance Program se compone de múltiples elementos y su éxito dependerá en gran medida del compromiso con la creación de una cultura corporativa de escrupuloso cumplimiento de las normas y políticas de la empresa. Para ello, es imprescindible que se establezcan mecanismos de control o medidas de respuesta ante posibles incumplimientos, incluyendo entre otras acciones las de formación, la creación de una estrategia de comunicación interna y externa del programa, y la adopción de buenas prácticas.

Test sobre Compliance